miércoles, 31 de octubre de 2012

GITANOS y GITANAS CON MUCHO FUTURO



Gitanos con mucho futuro

Los libros: una puerta hacia la libertad

L.A. es un interno de la prisión Araba en Nanclares de la Oca (Álava) que lleva dos años acudiendo a la Tertulia Literaria Dialógica que funciona en dicho centro penitenciario desde 1999. Lo que viene a continuación es la opinión que nos ha dejado por escrito acerca de su experiencia en dicha Tertulia.

martes, 30 de octubre de 2012

Documental sobre la vida, la obra y el compromiso político de Miguel Hernández





Documental sobre Miguel Hernández

2010, año en que se celebra el año Hernandiano, el año del centenario del nacimiento del poeta del pueblo Miguel Hernández. Este documental indaga en la vida, la obra y el compromiso político del autor.



sábado, 27 de octubre de 2012

Han pillado a uno leyendo un libro (Forges)

"Era el primer verano de nuestras vidas que no pasaríamos juntos. No sabíamos que el del año anterior había sido el último".


Razones para contar una historia

Jean-Paul Sartre, en su novela La náusea, escribió que un hombre es siempre un contador de cuentos, que vive rodeado por sus cuentos y los cuentos de otros, que ve todo lo que pasa a través de ellos y que intenta vivir su propia vida como si estuviera contando un cuento. Así que hay muchas razones para contar una historia, porque: 
  • el hecho de contar es algo tan común que apenas somos conscientes de lo que estamos haciendo, pero las valoraciones y reseñas más recientes aun hablan de la fuerza poderosa de la narrativa y del arte de contar historias;
  • cualquier historia nos permite dividir sus eventos en unidades más pequeñas para que se pueda entender mejor la información que se transmite;
  • además, una historia no solo ofrece información, también nos permite sentir las emociones de los personajes de la narración;
  • las historias involucran a muchas partes de la mente, y cuando se lee o se escucha una historia, hay muchas zonas del cerebro que se activan;
  • nuestros cerebros, ante una historia, reaccionan como si nosotros mismos estuviésemos viviéndola;
  • cuando leemos o escuchamos una historia, estamos procesando una multitud de imágenes.
En realidad, desde el principio de la evolución, parece como si nuestros cerebros hubieran sido diseñados para interpretar el mundo que nos rodea como si fuese una historia.

domingo, 21 de octubre de 2012

Rap de la lectura. PCPI Gasteiz

video

El PCPI (Prgrama de Cualificación Profesional Inicial), antes CIP (Centro de Iniciación Profesional) Gasteiz comenzó hace cuatro cursos con las Tertulias Literarias Dialógicas. Aquello no fue fácil porque el alumnado de estos centros, dada su trayectoria escolar, no tienen ningún interés por la lectura. Es más, algunos la rechazan de plano porque les cuesta leer y porque su historia con la lectura ha estado jalonada de fracasos. Pero esto no amilanó al profesorado. Poco a poco, partiendo de altas expectativas y de una base científica fuerte -ciencia e ilusión-, fueron entendiendo que la lectura era un instrumento eficaz tanto para la formación como para la reconstrucción personal de aquel alumnado. Les acompañé durante los dos primeros cursos. Luego, continuaron el viaje solos. El curso pasado, y estando haciendo una Tertulia Pedagógica con el profesorado, me comentaron que iban a abrir en el centro un espacio específico de biblioteca para hacer allí diferentes actividades, entre ellas las tertulias, y para realizar los correspondientes préstamos de libros. Me comentaron cómo iban a celebrar la inauguración y algunas de las cosas que habían preparado. Entre ellas destacaba el vídeo que aquí aparece. Es un Rap o un Hip-Hop, la verdad es que no lo sé muy bien, compuesto por dos alumnos del centro en el que de una forma maravillosa nos hablan de lo que es leer. En él demuestran su gran competencia comunicativa. Y pensar que algún profesor o profesora los suspendió por no dominar la lengua. ¡Qué ignorancia! ¡Qué injusticia!

"Táctica y estrategia", una poesía de Mario Benedetti


Recitada por Mario Benedetti


Otro recitado


Texto


viernes, 19 de octubre de 2012

Los clásicos jamás se marchan

P
ese al auge de los best sellers y de ciertos títulos que se venden y leen masivamente, existen un montón de obras que han sido escritas hace décadas o centenarios y aún ocupan un lugar importante en nuestra librería.




jueves, 18 de octubre de 2012

"El Principito" en la prisión


Quede claro que "El Principito" no está en la prisión, aunque al paso que va el Gobierno del PP y dadas las cosas tan revolucionarias que dice su protagonista, puede ser que con la nueva legislación lo detengan o multen; que lo que quiero decir es que hoy hemos terminado este libro en la Tertulia de la prisión. Y he de decir que ha estado genial. Han salido muchos temas y las palabras que hemos compartido han sido ricas y profundas, muchas de ellas salidas desde lo más hondo del corazón. Nos hemos percatado de que en todos los planetas vivía una sola persona y que es la llegar a la Tierra cuando por primera vez nos encontramos con un planeta con mucha gente, con muchas personas grandes o mayores, según la traducción; alguien nos ha aportado una nueva visión del eco cuando nos ha dicho que en ocasiones es bueno escucharnos a nosotros mismos porque a veces no sabemos ni lo que decimos y, además, parece que estamos abandonando nuestro dialogo interior ya que casi siempre hablamos para los demás; nos hemos reafirmado en que las cosas y sobre todo las personas tienen valor en sí mismas, que cada persona es única e irrepetible y que de ahí nacen sus derechos; hemos clarificado que la visión del libro no es exclusivamente subjetiva, que en la tertulia, como en la vida, la comprensión del libro es intersubjetiva si el dialogo es igualitario, y que es de lo intersubjetivo de donde nace lo intrasubjetivo, es decir, que primero hablamos con las personas y luego con nosotros mismos; más tarde ha asomado el tema del amor y la libertad: ¿pierdes o ganas libertad cuando te unes a otra persona?, ¿o el problema es ese falso amor que no deja que vivas tu vida? Bueno, todo esto y mucho más. También ha aparecido una canción de Sabina y una cita: "En el corazón tenía una espina clavada. Logré arrancármela un día; ya no siento el corazón. Aguda espina dorada quién te pudiera sentir en el corazón clavada" (y esta frase la dejo para que la comentéis, que no todo los vamos a hacer las y los de la tertulia). En fin, que ha sido un tiempo maravilloso en el que nos hemos enriquecido terriblemente compartiendo palabras, y del que nos ha quedado aquello de: "Bueno, vamos a hablar en serio: ¿eres feliz?".

Al final hemos repartido el nuevo libro para las siguientes sesiones: "Casa de muñecas" de Ibsen. La pena es que por mor de las festividades vamos a estar dos jueves sin poder hacer la tertulia. Ha habido protestas, pero nada podemos frente a las festividades oficiales. 


"Hace cuarenta años". M. V. Rysselberghe (cita)


Es a ti a quien debo evocar  en primer lugar, casita de la duna. Todos tus sonidos han quedado dentro de mí como el del mar en las caracolas; tu escalera de madera gemía bajo los pasos más ligeros, el viento marino hacía temblar todos tus aparejos, el molino de enfrente daba vueltas con crujidos de carruaje y, en las noches de luna, sus aspas rayaban tu blancura con amplias sombras que oscilaban. Te confundo a ti, frágil refugio vibrante como una criatura sobresaltada, conmigo misma: somos el melancólico espacio de esta historia, la historia de un breve instante, de un acorde cuya resonancia se ha prolongado a lo largo de toda una vida. (Hace cuarenta años. Van Ryssellberghe, M. pág.17)

martes, 16 de octubre de 2012

"Informe para una Academia" (1). Franz Kafka.

Ayer en un Master sobre la Participación en el que colaboro hace algunos años hicimos una pequeña tertulia sobre el texto de Kafka: "Informe para una Academia". Aunque tuvimos poco tiempo, salieron, como siempre, cosas muy interesantes. Pero una que me llamó poderosamente la atención fue el comentario que hizo una de las alumnas sobre el siguiente párrafo: "Después de estos tiros desperté -y aquí comienzan a surgir lentamente mis propios recuerdos- en una jaula colocada en el entrepuente del barco de Hagenbeck". Nos comentó que el tal Hagenbeck era una persona que, además de capturar animales para su exhibición en circos, ferias y zoológicos, también capturaba seres humanos -por ejemplo nubios- para montar lo que se ha conocido como "zoológicos humanos". Por esto es por lo que le surgía la duda de si Kafka se estaba refiriendo a un mono a uno de esas personas convertidas en objetos a exhibir. ¿Qué opináis?

También recordé el comentario que hace ya muchos años surgió en la tertulia de la prisión al leer este texto. En aquella ocasión, uno de los tertulianos leyó el este párrafo: "No, yo no quería libertad. Quería únicamente una salida: a derecha, a izquierda, adonde fuera. No aspiraba a más. Aunque la salida fuese tan sólo un engaño: como mi pretensión era pequeña el engaño no sería mayor. ¡Avanzar, avanzar! Con tal de no detenerme con los brazos en alto, apretado contra las tablas de un cajón." El comentario fue que lo que él realmente quería era, como el mono, una salida; salir de allí, escapar... (aunque la salida fuese un engaño). Otro de los tertulianos dijo que él no quería una salida, que lo que deseaba era la libertad; que sabía que eso le iba a costar bastante porque, entre otras cosas, iba a tener que romper con muchas de las cosas de su vida anterior a la entrada en la prisión y que eso no iba a ser nada sencillo. Y finalizó recalcando: Yo no quiero una salida, quiero la libertad. ¡Bendito Kafka y bendita Tertuia!

¿Por qué no os animáis a leerlo en la próxima tertulia?

domingo, 14 de octubre de 2012

Leyendo "El príncipe feliz"de Oscar Wilde

El otro día en una tertulia literaria dialógica en un centro de EPA de Vitoria cuando comentábamos el cuento de Oscar Wilde: "El príncipe feliz" salió el tema de la felicidad. Una de las tertulianas dijo que ella se sentía completamente feliz cuando veía que los suyos, su familia, estaban bien en todos los sentidos, y eso que su marido llevaba varios años aquejado de Alzheimer y necesita atención continuada. Algunas de las personas respondieron que no se puede hablar de felicidad completa, que la felicidad es un estado y que es muy difícil decir que sea completa. Hablaron así dos personas que eran viudas y que desde que falleció su marido, según refirieron, no han encontrado ese estado de felicidad completa porque les falta ese ser querido. Confirman que son felices cuando ven a los suyos bien, pero que en esos momentos es quizás cuando más echan en falta a esa persona. Fue curioso cuando al hilo de esta conversación salió que varias de las personas allí presentes habían ido a EPA animados por sus hijos e hijas. Y lo que más me llamó la atención fue cuando la mujer que tenía el marido con Alzheimer dijo que a ella no sólo le habían animado sus hijos a venir, sino que para que ella pudiera asistir, son ellos los que cuidan de su padre mientras viene a clase. Aquello me dejó gratamente sorprendido. He de decir que son en esos momentos cuando me reconcilio con el mundo y cuando veo que en medio de toda la mierda en que vivimos siempre hay más gente llena de humanidad que deshumanizada.