T. Arte

EN ESTA PÁGINA IRÉ COLOCANDO DIFERENTES NOTICIAS, RECURSOS Y PIEZAS PARA LAS Tertulias DE ARTE

LIBROS
  • Cuéntame un cuadro, de Quentin Blake (Editorial Serres)
  • "En busca de ARTE", de Jon Scieszka y Lane Smith. Ediciones Serres.
  • Los autores nos proponen un viaje por algunas de las grandes obras del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y para ello parten de una sencilla anécdota: un niño de visita en Nueva York queda con su amigo ARTEMIRO (aunque todos coloquialmente le conocen como ARTE) en la esquina de la calle 5 con la 53, pero cuando llega allí no le encuentra por ningún lado, así que a la primera señora que ve por la calle le hace una simple pregunta que va a dar mucho juego: - ¿Ha visto a Arte...?
  • Cómo hablar de arte a los niñ@s. Un libro de Françoice Barbe-Gall (Ed. Nerea) 
    Este libro puede ser una estupenda ayuda para aprender a mirar un cuadro o una imagen.
  • La pintura en la literatura para niñ@os y jóvenes. Esta selección bibliográfica ofrece un amplio panorama de la edición española de libros infantiles y juveniles relacionados con la pintura, que se complementa con una bibliografía que recoge diversa documentación dirigida al adulto. El objetivo es facilitar el conocimiento de la producción literaria para niños y jóvenes relacionada con el tema del arte, en general, y de la pintura, de un modo más específico. Las imágenes artísticas y los textos literarios, sean o no de ficción, cuentan con diferentes caminos de relación que sería interesante hacer presentes en el momento de visitar una pinacoteca. Libros y cuadros nos ofrecen muchas veces narraciones, metáforas de nuestra experiencia real o logros de la imaginación. Porque libros y cuadros son, en uno u otro grado, constructores de historias, imágenes de nuestra realidad y meta de las inclinaciones de nuestra fantasía. Podemos considerar cada cuadro como un libro, sólo que está escrito con signos completamente distintos a las palabras. La historia que nos comunican las pinturas se hace presente en el momento que nos presentamos ante ellas y, por así decir, las leemos. Los signos que leemos son imágenes visuales. Los libros que de uno u otro modo se ocupan de la pintura complementan, con el apoyo de las palabras, nuestra capacidad de lectura de las imágenes pictóricas
  • Leer la pintura, de Nadeije Laneyrie-Dagen (ed. Larousse, 2013) es una nueva edición de un libro extraordinario, una obra que nos sorprende con una sorprendente y fascinante premisa: un cuadro es un libro abierto por lo tanto… ¡también se pueden leer! Una atractiva propuesta para que todos los “Mamíferos Devoradores de Libros” descubramos también el placer de la lectura de un cuadro.
  • Elogio de lo cotidiano de Tzvetan Todorov (Editorial Galaxia Gutenberg)

    Hubo un tiempo en que el tema religioso primaba en la pintura europea y americana (sobre todo en Hispanoamérica). Fue, al parecer, Guillermo de Orange quien dio orden de un cambio de actitud, de temáticas. Así, a través de encargos y haciendo gala de los buenos resultados del comercio, invitó al cultivo de temas más próximos a la realidad cotidiana: los temas pictóricos, pensaba, habrían de ser más profanos, más luminosos; menos constriñentes o amenazadores como, en muchos casos, cultivaba la temática religiosa.
ENLACES




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada