viernes, 22 de septiembre de 2017

A sus paisanos. Un poema de Luis Cernuda en el 102 aniversario de su nacimiento

Me encanta este poema porque me recuerda lo que me ha sucedido a mí no hace mucho con determinadas personas a las que consideraba amigas y que me calumniaron y difamaron cuando emprendí un camino propio fuera de los dictados del "politburo" de las Tertulias Literarias Dialógicas. ¡Va por ellos y ellas!

No me queréis, lo sé, y que os molesta
cuanto escribo. ¿Os molesta? Os ofende.
¿culpa mía tal vez o es de vosotros?
Porque no es la persona y su leyenda
lo que ahí, allegados a mí, atrás os vuelve.
Mozo, bien mozo era, cuando no había brotado
leyenda alguna, caísteis sobre un libro
primerizo lo mismo que su autor: yo, mi primer libro.
Algo os ofende, porque sí, en el hombre y su tarea.

¿Mi leyenda dije? Tristes cuentos
inventados de mí por cuatro amigos
(¿Amigos?), que jamás quisisteis
ni ocasión buscasteis de ver si acomodaban
a la persona misma así traspuesta.
Mas vuestra mala fe los ha aceptado.
Hecha está la leyenda, y vosotros, de mí desconocidos,
respecto al ser que encubre mintiendo doblemente,
sin otro escrúpulo, a vuestra vez la propaláis.

Contra vosotros y esa vuestra ignorancia voluntaria,
vivo aún, sé y puedo, si así quiero, defenderme.
Pero aguardáis al día cuando ya no me encuentre
aquí. Y entonces la ignorancia,
la indiferencia y el olvido, vuestras armas
de siempre, sobre mí caerán, como la piedra,
cubriéndome por fin, lo mismo que cubristeis
a otros que, superiores a mí, esa ignorancia vuestra
precipitó en la nada, como al gran Aldana.

De ahí mi paradoja, por lo demás involuntaria,
pues la imponéis vosotros: en nuestra lengua escribo,
criado estuve en ella y, por eso, es la mía,
a mi pesar quizá, bien fatalmente. Pero con mis
expresas excepciones,
a vuestros escritores de hoy ya no los leo.
De ahí la paradoja: soy, sin tierra y sin gente,
escritor bien extraño; sujeto quedo aún más que otros
Al viento del olvido que, cuando sopla, mata.

Si vuestra lengua es la materia
que empleé en mi escribir y, si por eso,
habréis de ser vosotros los testigos
de mi existencia y su trabajo,
en hora mala fuera vuestra lengua
la mía, la que hablo, la que escribo.
Así podréis, con tiempo, como venís haciendo,
a mi persona y mi trabajo echar afuera
de la memoria, en vuestro corazón y vuestra mente.

Grande es mi vanidad, diréis,
creyendo a mi trabajo digno de la atención ajena
y acusándoos de no querer la vuestra darle.
Ahí tendréis razón. Mas el trabajo humano
con amor hecho, merece la atención de los otros,
y poetas de ahí tácitos lo dicen
enviando sus versos a través del tiempo y la distancia
hasta mí, atención demandando.
¿Quise de mí dejar memoria? Perdón por ello pido.

Mas no todos igual trato me dais,
que amigos tengo aún entre vosotros,
doblemente queridos por esa desusada
simpatía y atención entre la indiferencia,
y gracias quiero darles ahora, cuando amargo
me vuelvo y os acuso. Grande el número
no es, mas basta para sentirse acompañado
a la distancia en el camino. A ellos
vaya así mi afecto agradecido.

Acaso encuentre aquí reproche nuevo:
Que ya no hablo con aquella ternura
confiada, apacible de otros días.
Es verdad, y os lo debo, tanto como
a la edad, al tiempo, a la experiencia.
A vosotros y a ellos debo el cambio. Si queréis
que ame todavía, devolvedme
al tiempo del amor. ¿Os es posible?
Imposible como aplacar ese fantasma que de mí evocasteis.

“A sus paisanos”

No me queréis, lo sé, y que os molesta
Cuanto escribo. ¿Os molesta? Os ofende.
¿Culpa mía tal vez o es de vosotros?
Porque no es la persona y su leyenda
Lo que ahí, allegados a mí, atrás os vuelve.
Mozo, bien mozo era, cuando no había brotado
Leyenda alguna, caísteis sobre un libro
Primerizo lo mismo que su autor: yo, mi primer libro.
Algo os ofende, porque sí, en el hombre y su tarea.
¿Mi leyenda dije? Tristes cuentos
Inventados de mí por cuatro amigos
(¿Amigos?), que jamás quisisteis
Ni ocasión buscasteis de ver si acomodaban
A la persona misma así traspuesta.
Mas vuestra mala fe los ha aceptado.
Hecha está la leyenda, y vosotros, de mí desconocidos,
Respecto al ser que encubre mintiendo doblemente,
Sin otro escrúpulo, a vuestra vez la propaláis.
Contra vosotros y esa vuestra ignorancia voluntaria,
Vivo aún, sé y puedo, si así quiero, defenderme.
Pero aguardáis al día cuando ya no me encuentre
Aquí. Y entonces la ignorancia,
La indiferencia y el olvido, vuestras armas
De siempre, sobre mí caerán, como la piedra,
Cubriéndome por fin, lo mismo que cubristeis
A otros que, superiores a mí, esa ignorancia vuestra
Precipitó en la nada, como al gran Aldana.
De ahí mi paradoja, por lo demás involuntaria,
Pues la imponéis vosotros: en nuestra lengua escribo,
Criado estuve en ella y, por eso, es la mía,
A mi pesar quizá, bien fatalmente. Pero con mis
expresas excepciones,
A vuestros escritores de hoy ya no los leo.
De ahí la paradoja: soy, sin tierra y sin gente,
Escritor bien extraño; sujeto quedo aún más que otros
Al viento del olvido que, cuando sopla, mata.
Si vuestra lengua es la materia
Que empleé en mi escribir y, si por eso,
Habréis de ser vosotros los testigos
De mi existencia y su trabajo,
En hora mala fuera vuestra lengua
La mía, la que hablo, la que escribo.
Así podréis, con tiempo, como venís haciendo,
A mi persona y mi trabajo echar afuera
De la memoria, en vuestro corazón y vuestra mente.
Grande es mi vanidad, diréis,
Creyendo a mi trabajo digno de la atención ajena
Y acusándoos de no querer la vuestra darle.
Ahí tendréis razón. Mas el trabajo humano
Con amor hecho, merece la atención de los otros,
Y poetas de ahí tácitos lo dicen
Enviando sus versos a través del tiempo y la distancia
Hasta mí, atención demandando.
¿Quise de mí dejar memoria? Perdón por ello pido.
Mas no todos igual trato me dais,
Que amigos tengo aún entre vosotros,
Doblemente queridos por esa desusada
Simpatía y atención entre la indiferencia,
Y gracias quiero darles ahora, cuando amargo
Me vuelvo y os acuso. Grande el número
No es, mas basta para sentirse acompañado
A la distancia en el camino. A ellos
Vaya así mi afecto agradecido.
Acaso encuentre aquí reproche nuevo:
Que ya no hablo con aquella ternura
Confiada, apacible de otros días.
Es verdad, y os lo debo, tanto como
A la edad, al tiempo, a la experiencia.
A vosotros y a ellos debo el cambio. Si queréis
Que ame todavía, devolvedme
Al tiempo del amor. ¿Os es posible?
Imposible como aplacar ese fantasma que de mí evocasteis.
- See more at: http://trianarts.com/luis-cernuda-a-sus-paisanos/#sthash.CGH8s5mN.FIgKGfH3.dpuf

jueves, 21 de septiembre de 2017

Por qué importan los libros infantiles. Un artículo de Jorge Téllez publicado en Letras Libres.

De los cuentos pedagógicos a las exitosas sagas que terminan en películas o campañas de marketing, los libros infantiles también muestran los distintos modos en que los adultos conciben la infancia. Jorge Téllez examina los criterios detrás del único género que describe a su público.
En el prólogo a Las aventuras de Tom Sawyer, por ejemplo, Mark Twain expresó el deseo de que los adultos no despreciaran su libro, “ya que está compuesto con la idea de despertar recuerdos del pasado en los adultos y exponer cómo sentían, pensaban y hablaban, y en qué raras empresas se embarcaban”. La misma idea de concebir y dirigirse a los adultos no por lo que son, sino por lo que alguna vez fueron, aparece al inicio de El principito, cuando Antoine de Saint-Exupéry pide disculpas al público infantil por dedicarle el libro a Léon Werth: “Si todas esas excusas no bastasen, bien puedo dedicarle este libro al niño que una vez fue esta persona mayor. Todos los mayores han sido primero niños. (Pero pocos lo recuerdan.) Corrijo, pues, mi dedicatoria: A Léon Werth, cuando era niño.”

Detrás de estas explicaciones hay una concepción simétrica y fija de ambas etapas de la vida: si un adulto es un niño que ha crecido, el niño es una persona mayor en potencia, un adulto pequeño. Sin embargo, el conjunto de la literatura que entra en el cajón de lo infantil parte del desequilibrio que existe siempre que hablamos según categorías o conceptos aparentemente definidos por el sentido común. No hay nada más asimétrico que los discursos impuestos, en este caso, el de la infancia, normado y regulado por adultos. Hablar de manera integral sobre los niños implica reunir perspectivas sociológicas, psicológicas, pedagógicas, lingüísticas, antropológicas, legales y mercantiles que resaltan la idea de lo infantil como una producción dinámica y no como un concepto fijo y preexistente. CONTINUAR LEYENDO

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El Sur también existe. Un poema de Mario Benedetti musicado por Joan Manuel Serrat.


Con su ritual de acero
sus grandes chimeneas
sus sabios clandestinos
su canto de sirenas
sus cielos de neón
sus ventas navideñas
su culto de dios padre
y de las charreteras
con sus llaves del reino
el norte es el que ordena

pero aquí abajo abajo
el hambre disponible
recurre al fruto amargo
de lo que otros deciden
mientras el tiempo pasa
y pasan los desfiles
y se hacen otras cosas
que el norte no prohíbe
con su esperanza dura
el sur también existe

con sus predicadores
sus gases que envenenan
su escuela de chicago
sus dueños de la tierra
con sus trapos de lujo
y su pobre osamenta
sus defensas gastadas
sus gastos de defensa
con sus gesta invasora
el norte es el que ordena

pero aquí abajo abajo
cada uno en su escondite
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse
aprovechando el sol
y también los eclipses
apartando lo inútil
y usando lo que sirve
con su fe veterana
el Sur también existe

con su corno francés
y su academia sueca
su salsa americana
y sus llaves inglesas
con todos su misiles
y sus enciclopedias
su guerra de galaxias
y su saña opulenta
con todos sus laureles
el norte es el que ordena

pero aquí abajo abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el Sur también existe

El Dr Ovidio Neurólogo Pediatra, alerta sobre una tragedia silenciosa que se está desarrollando hoy por hoy en nuestros hogares. Un artículo del Dr. Luis Rojas Marcos Psiquiatra.

Hay una tragedia silenciosa que se está desarrollando hoy por hoy en nuestros hogares, y concierne a nuestras más preciosas joyas: nuestros hijos. ¡Nuestros hijos están en un estado emocional devastador! En los últimos 15 años, los investigadores nos han regalado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo y constante de enfermedad mental infantil que ahora está alcanzando proporciones epidémicas:

Las estadísticas no mienten:
  • 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental
  • Se ha notado un aumento del 43% en el TDAH
  • Se ha notado un aumento del 37% en la depresión adolescente
  • Se ha notado un aumento del 200% en la tasa de suicidios en niños de 10 a 14 años

¿Qué es lo que está pasando y qué estamos haciendo mal?

Los niños de hoy están siendo sobre-estimulados y sobre-regalados de objetos materiales, pero están privados de los fundamentos de una infancia sana, tales como:
  • Padres emocionalmente disponibles
  • Limites claramente definidos
  • Responsabilidades
  • Nutrición equilibrada y un sueño adecuado
  • Movimiento en general pero especialmente al aire libre
  • Juego creativo, interacción social, oportunidades de juego no estructurados y espacios para el aburrimiento
En cambio, estos últimos años se los ha llenado a los niños de:
  • Padres distraídos digitalmente
  • Padres indulgentes y permisivos que dejan que los niños “gobiernen el mundo” y sean quienes pongan las reglas
  • Un sentido de derecho, de merecerlo todo sin ganárselo o ser responsable de obtenerlo
  • Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada
  • Un estilo de vida sedentario
  • Estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos

¿QUÉ HACER? CONTINUAR LEYENDO

lunes, 18 de septiembre de 2017

Cuando Shlemel fue a Varsovia. Un cuento de Isaac Bashevis Singer.

Aunque Shlemel era un vago y un dormilón de mucho cuidado, siempre había rondado por su cabeza la idea de hacer un largo viaje. Había oído muchas historias de países lejanos, de grandes desiertos, de profundos océanos y de altas montañas, y a menudo le decía a su mujer que algún día emprendería un largo viaje. Y ella siempre le decía:

– Shlemel, no estás tú hecho para estos trotes... Lo tuyo es quedarte en casa y cuidar de los niños, mientras yo voy al mercado a vender las verduras.

Y sin embargo, Shlemel no podía abandonar su gran sueño de viajar por el mundo y ver todas sus maravillas.

Y he aquí que llegó a Chelm, el pueblo de Shlemel, un viajante que había visitado la ciudad de Varsovia, y se deshacía en elogios de las grandes avenidas, los bellos edificios y las elegantes tiendas de la capital. Y Shlemel decidió que tenía que ir a ver esta gran ciudad con sus propios ojos. Y comenzó a prepararse para el gran viaje aunque pronto se dio cuenta de que no tenía nada que llevar, que tendría que viajar con la misma ropa que llevaba puesta. Así es que una mañana, después que su mujer se fuera al mercado, se dispuso a partir. Le dijo a su hijo mayor que se quedara en casa cuidando de los pequeños, y cogiendo unas rebanadas de pan, una cebolla y unas cabezas de ajo, inició su viaje.

Había una calle en Chelm que se llamaba, precisamente, Calle de Varsovia, y Shlemel estaba convencido de que, siguiendo esta calle, llegaría a la gran ciudad. Algunos vecinos se extrañaban de verle andar tan decidido y le preguntaban adónde iba. Shlemel les contestaba que se iba a Varsovia.

– ¿Y qué vas a hacer tú en Varsovia?

– Pues lo mismo que hago en Chelm, -decía Shlemel-. Es decir,nada. CONTINUAR LEYENDO

UNICEF. Nuestro planeta, nuestros derechos: material educativo para el curso 2017-2018

"Nuestro planeta, nuestros derechos" es un conjunto de actividades y recursos sobre derechos de infancia y cambio climático. ¡Descubre todo lo que se puede hacer desde las aulas!

¿Luchar contra el cambio climático puede ser un objetivo educativo? Creemos que sí: el cambio climático es uno de los mayores retos a los que se van a enfrentar las generaciones presentes y futuras y, de hecho, ya está impactando en las vidas de muchos niños y niñas en todo el planeta. Dotar a nuestro alumnado de los conocimientos, competencias y actitudes que les permitan afrontar este desafío con opciones de superarlo es una responsabilidad inaplazable.

Derechos y clima

Nuestros materiales educativos para este curso abordan este tema desde una doble perspectiva:
  • El derecho a la salud: todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a vivir en un entorno saludable y a conocer cómo protegerse frente a los cambios que puedan producirse en su medioambiente. Existe además un imperativo de justicia intergeneracional: los niños son quienes menos responsabilidad tienen sobre los actuales problemas medioambientales pero son y serán quienes más sufran sus consecuencias.
  • El derecho a la participación: en apenas 18 años, un niño o niña nacido hoy será una persona adulta con plena responsabilidad sobre las decisiones que tome. Desde el ámbito educativo, tenemos la oportunidad de ofrecerles conocimientos, de inspirarles una actitud crítica y responsable y de favorecer el desarrollo de competencias que les permitan ser ciudadanos activos y comprometidos.
Además, el cambio climático juega un importante papel en algunas catástrofes naturales que ponen en peligro los derechos de niños y niñas de todo el mundo, como los tifones, las inundaciones, las olas de calor o la amenaza de la sequía y la desertización en países como Níger.

en: CAS | CAT | EUS | GAL | VAL | ENG

LA RISA, una historia sobre la risa como arma poderosa. Un cuento de Eduardo Galeano

El murciélago, colgado de la rama por los pies, vio que un guerrero kayapó se inclinaba sobre el manantial.

Quiso ser su amigo.

Se dejó caer sobre el guerrero y lo abrazó. Como no conocía el idioma de los kayapó, le habló con las manos. Las caricias del murciélago arrancaron al hombre la primera carcajada. Cuanto más se reía, más débil se sentía. Tanto se rio, que al final perdió todas sus fuerzas y cayó desmayado.

Cuando se supo en la aldea, hubo furia. Los guerreros quemaron un montón de hojas secas en la gruta de los murciélagos y cerraron la entrada.

Después, discutieron. Los guerreros resolvieron que la risa fuera usada solamente por las mujeres y los niños.

FIN
 

domingo, 17 de septiembre de 2017

Curso de lectura en voz alta en Logroño ¿te apuntas?

"La casa de Tomasa", asociación cultural privada sin ánimo de lucro (nº 2776) que desde 2009 se dedica en Logroño y La Rioja a la selección y promoción de la lectura y la literatura infantil y juvenil (LIJ), ha organizado para los días 27 y 28 de octurbre un curso sobre la "Lectura en voz alta" que será impartido por Juan Mata (Universidad de Granada) y Andrea Villarrubia (Asociación Entrelibros de Granada y profesora de lengua y literatura en Secundaria).  Un curso en el que, en mi opinión, dada la altura de los ponentes y la potencialidad de la lectura en voz alta en todo el proceso lectoescritor, va a merecer la pena tomar parte, tanto si eres profesor, bibliotecario, mediador de lectura, voluntario o padre o madre de familia. Aquí debajo tenéis el programa y si queréis apuntaros, tenéis que enviar un correo con vuestros datos a esta dirección: casadetomasa@gmail.com. El curso, en función de las personas que se apunten, costará alrededor de 50€. 
 
Para más información: https://casadetomasa.wordpress.com/2017/09/15/curso-de-lectura-en-voz-alta-en-logrono-te-apuntas/

PROGRAMA

Viernes por la tarde (17:30/20:30)

1º Bloque (1 hora)
. Presentación
. ¿Por qué leer en voz alta?
. Lectura en voz alta y espacio poético
. Lectura en voz alta y emociones
. Lectura en voz alta y respuestas lectoras
. Lectura en voz alta, escucha y conversación
2º Bloque (2 horas)
. Diferencias entre contar cuentos y leer en voz alta
. Las características de la voz
. Prosodia y lectura en voz alta: articulación, acento, entonación, énfasis, pausas, segmentación, duración, ritmo, intensidad.

 Sábado por la mañana (10:00/14:00).

3º Bloque (4 horas)
. Prácticas de lectura en voz alta
. Álbumes ilustrados: Voy a comedte, Yo, El libro sin dibujos, El árbol rojo, Siempre te querré, El regalo.
. Poemas: Palabras para Julia, Simca 1200 azul celeste, Conjuro para convertir en príncipe a un sapo, Fidelidad, Cuanto más vieja me voy haciendo.
. Cuentos literarios: Es que somos muy pobres, El eclipse, El canario.

La risa y su coorporeización en los eternos payasos siempre nos ayudarán en la lectura.

sábado, 16 de septiembre de 2017

166 aniversario de la escritoria Emilia Pardo Bazán.


Hoy se celebra el 166 aniversario de esta gran escritora, Emilia Pardo Bazán, escritora y defensora de los derechos de la mujer. A pesar de esa defensa, Emilia sufrió en su carnes, pese a ser pionera con una cátedra universitaria y la primera corresponsal en el extranjero, la marginación de aquella sociedad machista y pazguata de la que, desgraciadamente, todavía qudan restos. 

Su producción literaria es muy amplia. De sus obras destaco Los pazos de Ulloa. en la que refleja la Galicia profunda, casi, o sin casi, feudal, en donde la división de clases y el patriarcado, además de patente, aparece como natural. Todo ello dejando patente el papel colaborador de la Iglesia, tan patriarcal, feudal y clasista como la sociedad que pastoreaba.

También he leído de ella muchos cuentos. Pero de entre ellos destacaría dos muy recomendables: La chucha y El indulto. Son dos relatos que hemos leído en muchas Tertulias Literarias Dialógicas. En elllos, dentro del naturalismo de la autora, se plasman dos modelos de masculinidad totalmente diferentes y opuestos. En el primero, la masculinidad del preso se muestra como paladín de lo que hoy se han denominado "nuevas masculinidades". En el segundo relato, la masculinidad que aparece es la que hoy en día sigue todavía vigente en parte de nuestra sociedad. Una masculinidad intolerante y violenta que considera a la mujer como objeto y no como sujeto.

Finalmente, os remito a un artículo de Alberto López publicado en El País y en el que glosa la figura de tan insigne escritora: Emilia Pardo Bazán, la escritora aristócrata que defendió los derechos de la mujer.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Sempé y la lectura


Aniversario y homejnaje a Mario Benedetti


Con estas palabras queremos rendir homenaje al escritor, poeta y dramaturgo uruguayo Mario Benedetti, quien tal día como hoy habría cumplido 97 años. Con motivo de esta efeméride, os invitamos a leer el artículo "Vida y desvida de un relator de sueños", un tributo a Benedetti publicado en nuestra revista "Oralidad" en 2009, año de su muerte. 

Y con estas palabras me reivindico en que este autor es un CLÁSICO, algo que siempre me discutieron los que se creen propietarios y guardadores de las esencias de las Tertulias Literarias Dialógicas. ¡Qué atrevida es la ignorancia!

miércoles, 13 de septiembre de 2017

"Odio". Un artículo de Rosa Montero publicado en el País el 10 de septiembre de 2017.

Cuando supe que habían matado a Younes me alegré. Pero inmediatamente sentí la desesperanza de haberme llegado a alegrar por una muerte violenta.

A LOS HUMANOS nos es muy fácil odiar. Amar se nos da bastante mal (amar sin posesividad, sin idealizaciones ni decepciones, sin celos, equívocos, exigencias, egoísmos), pero lo que es odiar todos lo hacemos divinamente. Los psicólogos saben que el odio es una respuesta irracional y primaria ante la frustración; cuando algo duele, algo angustia, algo nos estropea la vida, se nos dispara el odio y nos alivia. Es un automatismo, como cuando tenemos una herida en la boca y la lengua no deja de arrimarse a ella. Reconozcámoslo: en ese golpe primero de odio ciego y caliente hay placer. O, por lo menos, consuelo. Esa pulsión inmediata intenta dar salida a una emoción intensa con la que no sabemos qué hacer. Y, cuanto más inermes nos sintamos ante esa emoción, ante esa frustración, más arderá nuestra inquina.

Escribo todo esto, claro, porque ahora estamos emborrachados de odio. De un odio cada vez más febril y crecedero. Desde el atentado de las Torres Gemelas, que inauguró un nuevo terrorismo en Occidente, han pasado casi 20 años, y las repetidas masacres han ido consiguiendo lo que los terroristas pretenden, su mejor baza para triunfar: azuzar el odio indiscriminado contra el islam. En España, por ejemplo, hemos pasado de 49 incidentes de islamofobia en 2014 a 573 en 2016 (un incremento de más del 500%). Pero estos datos empalidecen ante la brutal ola de odio que ahora estamos viviendo tras lo de Cataluña: chicas apaleadas por llevar el pañuelo, un niño musulmán pateado por un energúmeno… Brama todo Occidente ansioso de sangre, sin duda amparado y espoleado en su furia racista por el ejemplo nefasto de los Trump (nunca pensé que volvería a citar al Ku Klux Klan en un artículo: los creía tan extintos como los diplodocus). Da igual que el 90% de los muertos por el terrorismo fundamentalista sean musulmanes y en países islámicos; da igual que los musulmanes de Occidente lo condenen (esas pobres madres de los terroristas muertos manifestándose en Ripoll me han roto el corazón). El odio no escucha y no ve; ignora sistemáticamente todo lo que no va de acuerdo con sus prejuicios.Me temo que es imposible evitar por completo el odio, que está en la misma base de lo que somos. Pero sí podemos y debemos evitar quedarnos apresados por él, eternizarnos y embrutecernos en el ritual del aborrecimiento. Como ya hemos dicho que produce placer, un placer arcaico y bárbaro, hay personas que lo siguen alimentando, exactamente igual que los drogadictos, hasta llegar a depender de su odio por completo y hacerlo la base de su identidad. Hasta definirse por el adversario al que odian. Como los Capuleto y los Montesco. Como el Ku Klux Klan o como los nazis. La historia del progreso social, de la civilidad y la democracia pasa precisamente por enfriar ese odio, por controlar de manera racional y con ayuda de las leyes esas emociones elementales y atroces.

Es difícil luchar contra esta marea venenosa. Confieso que cuando supe que habían matado a Younes me alegré. En primer lugar, por el alivio de haber acabado con ese peligro; pero supongo que también por el impulso de odio, por la venganza. E inmediatamente sentí cierto asco y la desesperanza de haberme llegado a alegrar por la muerte violenta de una persona de 22 años. Lo dijo hace 15 días Carlos Yárnoz en EL PAÍS en su magnífico artículo Tirar a matar: seis presuntos terroristas han fallecido por disparos de los Mossos y hasta el texto de Yárnoz nadie lo había resaltado. Nadie se inquietó. Nadie se preguntó si no podrían haber disparado a las piernas, como en Finlandia. Y lo peor es que estoy segura de que a la inmensa mayoría se le pasó la idea por la cabeza: pero optamos por ignorar la lucecita de alarma porque lo que queremos no es vencerlos, sino exterminarlos. Sí, es muy difícil luchar contra el odio, pero no tenemos más remedio que hacerlo si queremos mantener nuestra integridad. Y es que, en efecto, estamos en guerra y la estamos perdiendo, pero no por lo que dicen algunos que reclaman una respuesta más violenta, sino porque corremos el riesgo de convertirnos en unos tipos tan despreciables y tan llenos de odio como los terroristas.

martes, 12 de septiembre de 2017

"Contra el odio". Un magnífico libro de Carolin Emcke (Taurus, 2017, Barcelona).

Acabo de leer este libro y me ha encantado. La temática sobre la que gira el texto es la del odio, algo que se deja ver claramente en la frase que aparece en la portada y con la que se pone de manifiesto la intención de la autora:"No quiero que el nuevo placer de odiar libremente se normalice."

 A través de sus páginas Carolin Emcke va diseccionando el sentimiento del odio. Analiza su origen, sus causas y sus efectos. A través de tres capítulos: Visible-Invisible; Homogéneo-Natural-Puro; y Elogio de lo Impuro, van quedando al descubierto sus raíces y manifestaciones. Odio a la diferencia, a lo distinto, a lo impuro... Odio que no nace espontaneamente, que es preciso cultivar con esmero para que produzca sus frutos. Odio que puede tener una dimensión política, religiosa o social. Desde el odio por el origen, hasta el odio por no seguir los patrones "naturales" de género. 

Carolin nos habla del discurso del odio desde la derecha, de la intolerancia a la pluralidad de familias, del miedo a la llegada de refugiados... Significando que hoy en día, en un espacio público cada vez más polarizado, se está imponiendo una línea de persamiento que solo permite dudar de las opciones ajenas, nunca de las propias. Ante este planteamiento dogmático, la autora contrapone un elogio comprometido de lo diverso, de lo "impuro". La respuesta a nuestros problemas acutales, comenta, no puede quedar relegada sencillamente a los políticos, ya que todos somos responsables de luchar contra las formas cotidianas de desprecio y denigración. La democracia solo será posible si tenemos el valor de enfrentarnos al odio.

Así comienza el libro: "A veces me pregunto si debería envidiarlos. A veces me pregunto cómo son capaces de algo así: de sentir ese odio. Cómo pueden estar tan seguros. Porque quienes odian deben sentir eso: seguridad. De lo contrario, no hablarían así, no harían tanto daño, no matarían de esa manera. De lo contrario, no podrían humillar, despreciar ni atacar a otros de ese modo. Tienen que estar seguros. No albergar la más mínima duda. Si se duda del odio, no es posible odiar. Sí dudaran, no podrían estar furiosos. Odiar requiere una certeza absoluta. El más mínimo "tal vez" sería molesto. Cualquier "puede que" socavaría el odio y consumiría una energía que lo que pretende es, precisamente, ser canalizada."

Y termina:  "En "La condición humana" Hannah Arendt escribe que "el poder es siempre un poder potencial y no una intercambiable, mensurable y confiable entidad como la fuerza". Esta también sería la definición más acertada y más hermosa de un nosotros en una sociedad abierta y democrática: este nosotros es siempre un potencial y no algo inmutable, medible, fiable. Nadie define el "nosotros" en solitario. Este surge cuando las personas actúan juntas y desaparece cuando se dividen. Alzarse contra el odio y encontrarse en un nosotros para hablar y actuar juntos sería una forma valiente, constructiva y sutil de poder." -


Los libros y la jungla (Literatura, emigración y refugiados). Michèle Petit.

"Los libros y la jungla" es una ponencia impartida por Micèle Petit en el Master sobre lectura que organiza la Universidad Autónoma de Barcelona. La autora es Antropóloga, Ingeniera de investigaciones honoraria del Centro Nacional para la Investigacion Científica (CNRS), París, Francia.

"... Por desgracia, no es tan frecuente. Hace unos veinte años, yo hacía entrevistas con hijos de inmigrantes y les preguntaba siempre si recordaban leyendas, historias o memorias que sus padres les hubiesen contado. Era muy raro. En el exilio de un país a otro, de una lengua a otra, pero también de una región a otra, mucha gente olvida las leyendas que les fueron transmitidas, o les parece que estas pertenecen a una época que no tiene razón de ser, que casi produce vergüenza. Tampoco pueden dar vida a sus recuerdos para evocar la saga familiar. Y el lenguaje ya no sirve sino para lo utilitario, para la designación inmediata de las cosas. O para dar órdenes, pedir o exigir."

“... Solo ahora medimos hasta qué punto fue perniciosa la crisis de la transmisión en una parte importante de las inmigraciones de origen magrebí. Lo mismo que el desconocimiento de la historia y el silencio sobre sus páginas dolorosas. Una parte de los hijos de inmigrados se sienten desarraigados, ajenos al mundo. Benjamin Stora, especialista de la historia colonial y de la inmigración en Europa, señala que “toda la riqueza de una historia islámica anterior (idiomas, culturas, civilización) sigue siendo poco conocida por las nuevas generaciones. Solo sobreviven migajas de conocimientos religiosos, aprendidos desde el ángulo del combate contra el otro, mantenidas como consignas, difundidas por internet con extraordinaria velocidad.” De resultas, “la fabricación identitaria de estos jóvenes se construye con remiendos ideológicos, fascinándose por la violencia, poniendo en tela de juicio a los demás sin ser capaces de ver su propia responsabilidad.”

"...Escuché observaciones similares en Colombia o en Argentina: talleres en los que la literatura, oral o escrita, jugaba un papel esencial. Dichos talleres habían permitido a mujeres indígenas que vivían lejos de sus tierras reencontrar recuerdos, leyendas o cantos olvidados de su propia infancia, compartirlos, evocar las situaciones que vivían con sus bebés. Y tener poco a poco intercambios afectivos y simbólicos más ricos con estos. El año pasado, poco después de los atentados de enero en París, escuché al Profesor Bernard Golse, eximio psiquiatra de niños, decir que este trabajo con los más pequeños y sus padres era una de las mejores prevenciones contra la ulterior radicalización yihadista de una parte de ellos."

"... Sí, en las escuelas, las bibliotecas y en otras partes, tenemos que crear foros para acoger la palabra de estas personas, donde puedan hacer revivir sus cuentos, sus epopeyas, sus cantos. No para encerrarlos ahí, no para asignarlos a quien sabe cuál identidad comunitaria, sino al contrario para compartir y dar a todos el deseo de apropiarse también de otras culturas. Como en Roviés, en la isla de Eubea, donde se celebró hace poco una fiesta en la plaza del pueblo con música árabe y griega: en esa aldea, una asociación y un dueño de hotel se dieron como objetivo principal poner en contacto a los refugiados con la sociedad local, en particular gracias a actividades culturales."

domingo, 10 de septiembre de 2017

LEER PARA CREAR Y TRANSFORMAR EL MUNDO. Yolanda Reyes

Hace algunos años "saber leer y escribir" era una expresión que servía de rasero para separar a los que firmaban con una cruz, de aquellos que podían llenar un formulario o elegir el bus correcto. Esta división entre lectores y no lectores, con la que aún se colectan estadísticas, descansa en un concepto instrumental de alfabetización que dista mucho de caracterizar a los miembros activos de la cultura escrita.

Las razones para hablar de la lectura en el sentido amplio de acceso pleno al lenguaje como forma de pensamiento, expresión y comunicación, se sustentan en los hallazgos de disciplinas como la semiótica, la lingüística, la psicología, la pedagogía y la literatura. Gracias a esos hallazgos, hoy sabemos que leer es un proceso de negociación de sentidos y que el lector no se limita a extraer un significado dado de antemano por un texto inmutable y unívoco, sino que despliega una compleja actividad psíquica para construir múltiples significados. En lugar de repetir o subrayar "la idea principal", leer es participar de un diálogo entre un autor, un texto -verbal o no verbal- y un lector con todo su bagaje de experiencias, de motivaciones, de actitudes y de preguntas, en un contexto social y cultural diverso y cambiante.

Abordar la formación de lectores desde esta perspectiva implica, en primer lugar, concebirla como un proceso que se extiende durante un periodo prolongado en el desarrollo de las personas; que se inicia desde la primera infancia, mucho antes de la alfabetización formal, y que se da como resultado de una enseñanza y a partir de oportunidades para participar en una multiplicidad de prácticas de lectura con diversidad de propósitos, textos y destinatarios. En segundo lugar, entender que el acceso a la lectura transforma la estructura cognitiva y emocional del sujeto, al brindarle una herramienta poderosa para operar simbólicamente sobre la realidad y crear mundos posibles, más allá de las coordenadas concretas del aquí y el ahora. CONTINUAR LEYENDO

sábado, 9 de septiembre de 2017

La escucha como postura pedagógica en la enseñanza literaria. Cecilia Bajour

Hace ya tiempo que publiqué una entrada con esta ponencia de Cecilia Bajour. El otro día, preparando una sesión de formación sobre Lectura Compartida apareció de nuevo y la releí. Nuevamente, se me alegró el alma, porque pocas veces he leído cosas tan valiosas sobre LA ESCUCHA. Es por esto por lo que hoy la vuelvo a poner para que, si os apetece, la disfruteis y, sobre todo, la incoporéis a vuestras prácticas de lectura. Y como muesta, aquí tenéis uno de sus párrafos:

"La explicitación de aquello que rumorea en las cabezas de los lectores, o sea, la puesta en escena de la palabra, del silencio y de los gestos que suscita el encuentro con los textos me lleva a compartir la afirmación de Aidan Chambers de que en gran medida el acto de lectura radica en la conversación sobre los libros que leemos. En su libro Dime, imprescindible para pensar el tema de la escucha, incluye el texto de un colega quien cita a Sarah, una niña de ocho años: “Nosotros no sabemos lo que pensamos sobre un libro hasta que hemos hablado de él”. Dar y escuchar la palabra sobre lo leído, si nos detenemos en las palabras de Sarah, sería objetivar el pensamiento, volverlo visible para uno mismo y para otros. Es como escribir “en voz alta” la lectura y que otros la vivan como parte del texto que nuestras cabezas crean cuando leen."




viernes, 8 de septiembre de 2017

Cita de "Los miserables" de Víctor Hugo.


El inamovible canon literario o de nada sirve…Un artículo de María Jesús Fraga y Nuria Capdevila-Argüelles

Nos guste o no, los constructores del canon de la literatura española son –llevan años siéndolo– varones. A tenor de sus propuestas, para su configuración se basan en criterios estrictamente estéticos, fijados ya desde la antigua retórica. Ese canon es, por lo que se ve, inamovible. Eso sí, cabe la duda de que a esa rocosidad contribuyan cuestiones más prosaicas, como la pereza mental, el cómodo uso de lo manido, y, por qué no decirlo, el poder de los grupos mediáticos y de las grandes editoriales capaces de polarizar la atención de los críticos, y, por consiguiente, de los lectores, en detrimento de otras ofertas lanzadas con menor apoyo comercial.

[...] Pero la literatura es otra cosa. Sorprendente nos pareció en su día –tan solo hace siete años–, que José Carlos Mainer en el volumen VI de la Historia de la literatura española dedicado al período 1900-1939, despachara a una autora como Elena Fortún con una sola alusión a su corta y poco representativa participación en la revista zaragozana de poesía Noroeste. Sorprendente nos sigue pareciendo que una autora reivindicada como maestra literaria de la generación de los cincuenta (como lo han expresado reiteradamente autores desde Laforet a Martín Gaite y desde García Hortelano hasta Francisco Nieva), y creadora de Celia, el personaje infantil más notable de la literatura española, siga ausente en las otras historias de nuestra literatura del siglo XX. Tampoco tiene cabida en los programas de un buen número de nuestras Facultades de Filología. Y es que, si la entrada en el canon de la obra literaria escrita por mujeres es punto menos que imposible, ¿qué decir si esa literatura está escrita pensando en los niños?

¿No constituimos las mujeres el mayor colectivo dentro del global de lectores? ¿No se están reeditando obras que permiten reconstruir nuestro pasado, con cuyos personajes podemos identificarnos, que nos relatan? ¿No estamos satisfechas con ello? ¿Para qué queremos más? Dejémoslo así, permitamos que los sesudos varones sigan a lo suyo… Pero una buena parte de los investigadores y estudiosos de la literatura española llevan años esforzándose en recuperar autores y relanzar obras valiosas y aspiran no sólo a resquebrajar el criterio de excelencia y a cuestionar sus límites, sino también a preguntarse qué se debe entender hoy por excelencia y, sobre todo, quién la define. Sin percatarse de que todo nacimiento –o renacimiento– requiere el posterior bautizo apadrinado por un crítico –varón– respetado –o temido–, o, en su defecto, por una editorial poderosa.

jueves, 7 de septiembre de 2017

10 claves para leer y analizar un texto literario. Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

No todas las obras son claras y sencillas de leer, sino que muchas de las grandes obras contemporáneas esconden intenciones ocultas y temáticas subyacentes. Descubre cómo analizar un texto complejo con los siguientes 10 consejos.

Existen muchas obras de gran complejidad literaria que requieren del pensamiento crítico, la atención al detalle y una gran concentración. Si debes enfrentarte a un texto desafiante y hacer un resumen, reflexión o pretendes descubrir las temáticas principales que ahonda, es importante que tomes nota de los siguientes 10 consejos:

1. No dejes que el texto te abrume
Intenta acercarte al texto con curiosidad y expectativas razonables. Lo fundamental no es comprender todas las palabras, las expresiones y los argumentos, sino es descubrir la intención del autor y lo que la obra transmite en su conjunto.

2. Lee el prólogo o la introducción de la obra
La introducción o los prólogos suelen dar apertura a la obra y acercar conceptos claves que se tratarán más adelante. La colección de Letras Hispánicas de la editorial Cátedra son especialmente útiles ya que brindan el contexto histórico, los rasgos más importantes del texto, la vida del autor, la estructura, el estilo, etc.

3. No detengas la lectura para recurrir al diccionario
Si la palabra aparece numerosas veces a lo largo del texto sí conviene que busques su significado, pero muchas palabras puedes evitar buscarlas en el momento y luego por contexto descifrarla. De igual modo es bueno que al terminar de leer busques todas las palabras en el diccionario para conocerlas e incorporarlas.

4. Toma apuntes de la obra mientras lees
Los apuntes son muy útiles, especialmente cuando la narrativa es intrincada o con muchos detalles y personajes, como "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez. Sino aprovecha a anotar las cosas que entendiste o te han llamado la atención.

5. Identifica las temáticas que trata el libro
Las historias suelen tener temáticas y subtemas claros, y algunos subyacentes. Es muy útil identificar en torno a qué gira la narración y conviene recordarlo cuando debes hacer una reseña.

6. Analiza los personajes y el narrador de la obra
Reconoce al protagonista, sus enemigos, la información de cada personaje y su incidencia en la narración.

7. Presta atención al estilo de narración
El tipo de estructura, la sucesión de hechos, los saltos temporales, la presencia de recursos literarios como la analepsis (retornar a sucesos pasados) o la prolepsis (adelantar la narrativa en el tiempo).

8. Considera el estilo de lenguaje
La manera en que el autor se expresa, el tipo de lenguaje, si es formal o coloquial, si el estilo se relaciona con el argumento, si utiliza demasiados recursos literarios o predomina el diálogo.

9. Atiende al contexto histórico de la obra narrativa
La literatura es hija de su tiempo, por lo que es importante considerar el tiempo en que las obras son escritas, el contexto histórico, social y político que las rodea y cómo influye en el autor y su estilo.

10. Compara el texto con otras obras del mismo autor y de autores contemporáneos
Al considerar diferentes obras de un mismo autor puedes determinar si el autor ha evolucionado en su manera de redactar, su visión del mundo, el desarrollo de sus personajes, sus reflexiones, etc. Asimismo, al ver sus obras frente a otros textos de la época podrás discernir si se ese autor integra un movimiento literario o generación.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Bonito requiebro literario


La comprensión lectora es una habilidad compleja. Juan Cruz Ripoll.

Al menos no es una habilidad sencilla. Es lo que dice un pequeño escrito de Hugh Catts y Alan Kamhi que ha servido de prólogo para el foro clínico de la revista Language, Speech and Hearing Services in Schools.
Aparentemente se trata de algo muy obvio, pero quizá no lo es tanto al pensar en las dos implicaciones que ven los autores a la complejidad de la comprensión:
  1. La comprensión lectora no se puede evaluar con una o varias medidas de lectura.
  2. La comprensión lectora no se puede enseñar con un pequeño conjunto de enfoques o estrategias.
Ahora pensemos: ¿se evalúa la comprensión lectora en las escuelas? ¿Cómo se hace? ¿Existen casos en los que su enseñanza se traduce en “aquí trabajamos la comprensión con el método de…”?
Para Catts y Kamhi, entre las actividades que realizamos regularmente, la lectura es la más compleja de todas. Podemos entender o reconocer que la comprensión lectora es multidimensional, pero tendemos a evaluarla y a enseñarla como si fuera algo simple.
En un primer acercamiento, en la lectura se produce la interacción entre tres elementos: el lector, el texto y la actividad o propósito de la lectura.
  • Los lectores cuentan con diferentes habilidades cognitivas y lingüísticas, motivaciones, intereses y conocimientos.
  • En el texto habría que tener en cuenta el género, el tema, la complejidad y la forma de presentación, considerando conceptos como los textos electrónicos o la lectura de textos múltiples sobre un mismo tema.
  • La actividad puede ser leer para aprender, encontrar una información, valorar un argumento o por placer. CONTINUAR LEYENDO

martes, 5 de septiembre de 2017

Helena o el mar del verano. Un libro de Julián Ayesta.

Cuando apareció en 1952, Helena o el mmar del verano fue coniderada por un pequeño grupo de entusiastas lectores una de las obras más extraordinarias de la narrativa española de la posguerra. A través de los años permanece intacto el poder de sugestión y el lirismo de la escritura de Ayesta.

Realmntte es una deliciosavela corta que se desarrola en Gijón. El narrador, un adolescente, nos va contando au vida cotidiana, sus inquietudes religiosas -muy de la época-, y su relación con Helena: una relación llena de inocencia y sensibilidad. Son dos veranos y un invierno. En éste nos relata magistralmente  lo que en aquellos tiempos suponía para un chaval cuestiones como la tentación, el pecado, el remordimiento y el perdón. 

"Y la final teníamos los pies fríos y la cabeza caliente y una cosa como un sopor y un velo rojizo sobre los ojos y la boca temblorosa y reseca. Pero lo peor no era nada de esto, sino el remordimiento..."
 

Políticas públicas de lectura e investigación. El diseño del Plan Valenciano de Lectura. Gemma Lluch (Universitat de València), Dari Escandell, M. Àngels Francés, Josep Mª Baldaquí y Anna Esteve (Universitat d'Alacant). Publicado en la revista "Ocnos".

Resumen

Para determinar con exactitud qué acciones deben ser consideradas prioritarias en el diseño de las políticas públicas de lectura es necesario contar, en primer lugar, con equipos de investigación que aporten datos 
concretos que aseguren su éxito; en segundo lugar, con metodologías para su diseño, seguimiento y evaluación; en tercer lugar, con protocolos para su mejora y, finalmente, con indicadores para la medición de los objetivos y los resultados. Este artículo resume y reflexiona sobre los retos que enfrentan las políticas de lectura a partir de la revisión de las principales investigaciones e informes institucionales sobre el tema y describe el proceso de trabajo, las metodologías utilizadas y las líneas de acción prioritarias propuestas para el Plan Valenciano de Lectura. En resumen, se trata del proceso de trabajo emprendido por un grupo de investigación para asesorar a la administración en la puesta en marcha de un Plan de Lectura.


lunes, 4 de septiembre de 2017

El Rey Rana o Enrique el Férreo. Un cuento de los hermanos Grimm, conocido también por "El príncipe rana".



En aquellos remotos tiempos, en que bastaba desear una cosa para tenerla, vivía un rey que tenía unas hijas lindísimas, especialmente la menor, la cual era tan hermosa que hasta el sol, que tantas cosas había visto, se maravillaba cada vez que sus rayos se posaban en el rostro de la muchacha. Junto al palacio real se extendía un bosque grande y oscuro, y en él, bajo un viejo tilo, fluía un manantial. En las horas de más calor, la princesita solía ir al bosque y sentarse a la orilla de la fuente. Cuando se aburría, se ponía a jugar con una pelota de oro, arrojándola al aire y recogiéndola, con la mano, al caer; era su juguete favorito.

Ocurrió una vez que la pelota, en lugar de caer en la manita que la niña tenía levantada, lo hizo en el suelo y, rodando, fue a parar dentro del agua. La princesita la siguió con la mirada, pero la pelota desapareció, pues el manantial era tan profundo, tan profundo, que no se podía ver su fondo. La niña se echó a llorar; y lo hacía cada vez más fuerte, sin poder consolarse, cuando, en medio de sus lamentaciones, oyó una voz que decía: "¿Qué te ocurre, princesita? ¡Lloras como para ablandar las piedras!"; La niña miró en torno suyo, buscando la procedencia de aquella voz, y descubrió una rana que asomaba su gruesa y fea cabezota por la superficie del agua. "¡Ah!, ¿eres tú, viejo chapoteador?"dijo, "pues lloro por mi pelota de oro, que se me cayó en la fuente." - "Cálmate y no llores más, "replicó la rana, "yo puedo arreglarlo. Pero, ¿qué me darás si te devuelvo tu juguete?" - "Lo que quieras, mi buena rana," respondió la niña, "mis vestidos, mis perlas y piedras preciosas; hasta la corona de oro que llevo." Mas la rana contestó: "No me interesan tus vestidos, ni tus perlas y piedras preciosas, ni tu corona de oro; pero si estás dispuesta a quererme, si me aceptas por tu amiga y compañera de juegos; si dejas que me siente a la mesa a tu lado y coma de tu platito de oro y beba de tu vasito y duerma en tu camita; si me prometes todo esto, bajaré al fondo y te traeré la pelota de oro." – "¡Oh, sí!" exclamó ella, " te prometo cuanto quieras con tal que me devuelvas la pelota." Mas pensaba para sus adentros: ¡Qué tonterías se le ocurren a este animalejo! Tiene que estarse en el agua con sus semejantes, croa que te croa. ¿Cómo puede ser compañera de las personas? CONTINUAR LEYENDO

domingo, 3 de septiembre de 2017

El gato con botas. Cuento popular recopilado, entre otros, por Charles Perrault.




Un molinero dejó, como única herencia a sus tres hijos, su molino, su burro y su gato. El reparto fue bien simple: no se necesitó llamar ni al abogado ni al notario. Habrían consumido todo el pobre patrimonio.

El mayor recibió el molino, el segundo se quedó con el burro y al menor le tocó sólo el gato. Este se lamentaba de su mísera herencia:

-Mis hermanos -decía- podrán ganarse la vida convenientemente trabajando juntos; lo que es yo, después de comerme a mi gato y de hacerme un manguito con su piel, me moriré de hambre.

El gato, que escuchaba estas palabras, pero se hacía el desentendido, le dijo en tono serio y pausado:

-No debéis afligiros, mi señor, no tenéis más que proporcionarme una bolsa y un par de botas para andar por entre los matorrales, y veréis que vuestra herencia no es tan pobre como pensáis.

Aunque el amo del gato no abrigara sobre esto grandes ilusiones, le había visto dar tantas muestras de agilidad para cazar ratas y ratones, como colgarse de los pies o esconderse en la harina para hacerse el muerto, que no desesperó de verse socorrido por él en su miseria. CONTINUAR LEYENDO
 

“Películas cerebrales”: una forma de imaginar y comprender la lectura (edutopia).


Dos expertos sugieren 10 pasos para que los niños lean y visualicen las historias como si fueran películas. ¿El objetivo? Mejorar la comprensión y fomentar el gusto por la lectura.
Donna Wilson y Marcus Conyers, son expertos en el dominio de la enseñanza basada en el cerebro y el liderazgo. Son co-desarrolladores del programa Brain Based Teaching en la Nova Nova Southeastern University y han escrito varios libro, entre esos, Five Big Ideas for Effective Teaching: Connecting Mind, Brain, and Education Research to Classroom Practice. Uno de los temas que Wilson y Conyers han trabajado en distintas oportunidades es la lectura y las estrategias que se pueden utilizar para formar buenos lectores. Para esto, dicen ellos, es importar trabajar el desarrollo de una habilidad llamada metacognición, es decir, la capacidad que tiene una personas de reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y autorregular sus procesos de aprendizaje. Una de las actividades que proponen para trabajar en esto se llama “películas cerebrales” y se basa en aquellas imágenes que se forman en la mente de los lectores mientras leen. 

El objetivo es que los profesores puedan guiar a los estudiantes para que visualicen mientras leen.

Esto les permitirá disfrutar el momento como si estuvieran viendo una película y por ende, disfrutar, comprender y retener más información. Enseñar a los estudiantes a crear películas en sus cerebros puede ayudarles a entender la complejidad de la no ficción, a ver los personajes, los escenarios y la acción dentro de las historias. De esta forma la lectura se convierte en algo divertido y sobre todo comprensible. CONTINUAR LEYENDO

sábado, 2 de septiembre de 2017

La metacognición: la clave para formar buenos lectores. Un artículo de Camila Londoño (eligeeducar).

La metacognición en el contexto de la lectura, se puede entender como una conversación que los lectores tienen con ellos mismos. Así se puede enseñar esta habilidad.
 
Muchos definen la metacognición como la capacidad que tiene una personas de reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y autorregular sus procesos de aprendizaje. La Dr. Donna Wilson y el Dr. Marcus Conyers, expertos en el dominio de la enseñanza basada en el cerebro y el liderazgo (mente, cerebro y educación) tanto en el desarrollo profesional como en la formación docente, aseguran que dicha capacidad puede ser la clave de la diferencia entre estudiantes que leen bien y aquello que tienen más dificultades. En el proceso de la lectura, dicen ellos, la metacognición se presenta como una conversación que los lectores tienen con ellos mismos. En ese sentido, los lectores “metacognitivos” disfrutan de la lectura porque encuentran significado en los textos, piensan profundamente para comprender lo que están leyendo, no tienen problemas de comprensión y su lectura es más fluida. Lo bueno, dicen Wilson y Conyers, es que todos los estudiantes pueden aprender a ser lectores metacognitivos y para esto sugieren algunas estrategias: CONTINUAR LEYENDO

Mi mal. Un poema de Gertrudis Gómez de Avellaneda

En vano ansiosa tu amistad procura
adivinar el mal que me atormenta;
en vano, amigo, conmovida intenta
revelarlo mi voz a tu ternura.

Puede explicarse el ansia, la locura
con que el amor sus fuegos alimenta…
Puede el dolor, la saña más violenta,
exhalar por el labio su amargura..

Mas de decir mi malestar profundo,
no halla mi voz, mi pensamiento, medio,
y al indagar su origen me confundo:

pero es un mal terrible, sin remedio,
que hace odiosa la vida, odioso el mundo,
que seca el corazón…¡En fin, es tedio!

viernes, 1 de septiembre de 2017

Estas lecturas le pueden hacer más inteligente. Un artículo de Kristin Suleng publicado en El País el 23 ago 2017

Leer es a la inteligencia lo que el entrenamiento físico a la capacidad muscular. Pero no vale cualquier soporte ni cualquier género.

Mujer, entre 30 y 55 años, con formación académica y urbanita. Ese es el perfil de las personas que más leen en España, según el Informe de la Lectura en España 2017 a cargo de la Federación Española de Gremios de Editores de España (FGEE). Lo que ninguna estadística de índice de lectura le dirá es cómo funciona el cerebro de los lectores ávidos.

Si usted se encuentra en el grupo de los amantes de los libros, tiene razones para pensar que su cerebro es privilegiado. El hábito de la lectura no solo estimula la conexión entre sus neuronas, también podría potenciar su capacidad de empatía, es decir, ponerse en el lugar de los demás en las alegrías y en las penas; y alargar su esperanza de vida.

En el desarrollo de la cognición influyen muchos aspectos, desde la genética al medio donde vivimos, la alimentación y la educación. Como recuerda el neuropsicólogo Pablo Duque, nuestro desarrollo cognitivo nos ha permitido inventar cosas que se han instalado en el cerebro, como memorizar, razonar, percibir los colores. De hecho, la lectura, junto con la escritura, el cálculo y la orientación derecha-izquierda, tiene su propia posición en el cerebro.

Estudios recientes se han adentrado en la capacidad del ambiente para modificar nuestra inteligencia. En concreto, para descubrir si aprender a leer en la infancia nos hace más inteligentes. Los resultados de una investigación de la Universidad de Edimburgo de 2015 —a partir de un diseño longitudinal sobre el desarrollo cognitivo en gemelos monocigóticos evaluados en cinco momentos diferentes desde los 7 a los 16 años— indicaron que los gemelos con mejor capacidad de lectura inicial a los 7 años, comparados con su gemelo idéntico, tienden no sólo a tener una mejor capacidad de lectura en las mediciones posteriores, sino también puntuaciones más altas en las pruebas de inteligencia general. CONTINUAR LEYENDO

jueves, 31 de agosto de 2017

LECTURAS PARA SEGUNDO CICLO DE LA ESO por Marian Calvo . Blog Hautatzen

Lecturas segundo ciclo de ESO es una presentación en la que recopilamos algunos libros recomendados para el alumnado de 3º y 4º ESO que se pueden incluir en el plan de lectura de la asignatura de Lengua castellana. Van acompañados de algunos recursos (guías de lectura, preguntas de comprensión, entrevistas con el autor…) que el profesorado podrá utilizar en el aula. Es una presentación que está en constante cambio, ya que se van añadiendo lecturas y recursos.