domingo, 18 de diciembre de 2016

Tertulia Literaria y Musical Dialógica en el CEPA de la Fundación Peñascal de Bolueta.


El pasado martes celebramos por primera vez una tertulia musical con un grupo de Educación de Personas Adultas del Centro de Peñascal-Bolueta. Hacía 15 días que habíamos realizado primera Tertulia Literaria y ahora nos lanzábamos a por la musical. Todos y todas estábamos expectantes, porque hay que reconocer que en el grupo la mayoría son jóvenes (ahí les podéis ver junto con Ibane y Aitor, su profes, que son la zona escondida de estas actividades) y eso de la música CLÁSICA tenía para ellos tintes de aburrida, pasada, carroza... y otros similares. Romper con esto no es fácil, pero en este caso, nos ayudó un trozo del Preludio del libro de James Rhodes, "‘Instrumental. Memorias de música, medicina y locura’"

Tas señalar que James Rhodes, afamado concertista de piano, es una persona que había sido violada a los seis años, y cómo, utilizando sus palabras, la música le había salvado de todo lo que se arrastró tras una violación continuada de varios años, pasamos a leer ese texto que resultó muy motivador:
"[...] Pero es un hecho irrefutable que la música me ha salvado la vida de una forma muy literal, y creo que también la de un montón de personas más. Ofrece compañía cuando no la hay, comprensión cuando reina el desconcierto, consuelo cuando se siete angustia, y una energía pura y sin contaminar cuando lo que queda es una cáscara vacía de destrucción y agotamiento.
Por eso, en todos los sitios y en todos los momentos en que surge esa tentación universal e irracional de poner los ojos en blanco y dejar de prestar atención cuando se oye o se lee la expresión “música clásica”, me acuerdo de los tremendos errores que he cometido en el pasado al dejarme llevar perezosamente por los prejuicios, en vez de ponerme a investigar algo. A aquellos que tengáis esa reacción, os ruego, os suplico, que esperéis un minuto y os hagáis la siguiente pregunta:

Si existiera algo que no estuviera producido por el Gobierno, ni por fábricas en que se explota a los trabajadores, ni por Apple o las grandes empresas farmacéuticas, y que pudiera de forma automática, constante y segura añadir algo más de emoción, brillo, profundidad y fuerza a vuestra vida, ¿no os entraría curiosidad por conocerlo?



Algo que no tuviera efectos secundarios, para lo que no fuera necesario adquirir un compromiso, ni tener conocimientos previos ni dinero, solo cierto tiempo y quizás unos auriculares decentes.

¿Os interesaría?

Todos tenemos una banda sonora de nuestra vida. Muchos de nosotros nos hemos vuelto insensibles a ella, nos hemos expuesto en exceso, nos hemos cansado y nos hemos desilusionado. La música nos asalta en el cine, en los programas de televisión, en los centros comerciales, en las llamadas de teléfono, en los ascensores y en los anuncios. Hace mucho la cantidad superó a la calidad. Por lo visto, tener más de todo es lo mejor. Y menudo precio estamos pagando por ello. Por cada grupo de rock, banda sonora cinematográfica o compositor contemporáneo verdaderamente emocionantes, hay miles de montones de mierda que nos obligan a tragarnos en cuanto nos descuidamos. La industria del sector nos trata con casi nada de respeto y aún menos confianza. El éxito, más que ganarse, se compra, se paga, se degrada, y se nos obliga a consumirlo de forma manipuladora y tramposa."
Tras comentarlo brevemente, nos pusimos a escuchar las obras seleccionadas, y he de señalar que todas fueron escuchadas con gran respeto y especial atención. En primer lugar fue "Para Elisa", de Beethoven. Lo primero que les sorprendió fue el hecho, que luego se repetiría con las otras piezas, de que esa melodía ya la habían escuchado en diferentes contextos: anuncios, juegos de ordenador, tonos de teléfono, películas... Es decir, que empezamos a descubrir que la música clásica está presente en muchos sitios, y no solamente en los ambientes que nos parecen más propios como pueden ser las salas de conciertos. Después de esto comenzaron a aflorar aquello que habían sentido al escucharla, o lo que les había sugerido, o lo que los recuerdos que despertó la obra... La segunda pieza fue un trozo de una ópera de Mozart -sube la expectación y hay quien arruga el morro-, concretamente, "La reina de la noche" de la Flauta mágica. Nada más terminar la primera pregunta: ¿pero eso se hace solo con la boca? Luego unos pequeños comentarios sobre las óperas: el público que acude, la especial afición que hay en Bilbao, en qué consisten... Y de nuevo se señala que la música ya era conocida, que no era la primera vez que la escuchaban, aunque no sabían que era de una ópera. También destaca el cambio de registro con la anterior y, naturalmente, que lo sentido al escucharla es diferente. Incluso hay una persona que llega a decir que al oírla se ha sentido vulnerable. Finalmente escuchamos la "Tocata y fuga" de Bach. Y nuevamente agradablemente sorprendidos, sobre todo con la variedad de cosas que puede suscitar una misma obra, y con cosas que comentar. Al final quedamos que la próxima sesión de tertulias la comenzaríamos con una musical. ¡Todo un éxito del grupo!

Después pasamos a la poesía. En este caso fue uno de Mario Benedetti titulado: ¿Qué les queda a los jóvenes? Un poema que llama a no quedarse parado, a rechazar las ofertas de adocenamiento que se hacen a toda la sociedad y especialmente a los jóvenes, y a tomar la palabra, la acción y la utopía. He aquí un trozo:

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

Finalmente nos pusimos a compartir lecturas y palabras a través de los dos cuentos o relatos cortos que habíamos leído: Bernardino, de Ana Mª Matute y Pacto de Sangre, de Mario Benedetti. Fue un compartir muy fértil que nos sembró de sentires e inquietudes, quedando patente nuevamente el mágico poder de la palabra. Y con esto finalizamos las dos horas de una sesión que fue muy intensa y que esperamos repetir más veces el año que viene. ¡¡¡ ESTÁIS INVITADOS E INVITADAS !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario